La transición del CAD al BIM

15septiembre, 2015

Categorías:
atinne, Atinne.blog

Comentarios:
0

Autor:
Atinne

Un cambio siempre supone un esfuerzo importante generalmente por dos motivos, primero el desconocimiento de lo nuevo, ¿Qué pasará ante la nueva situación? y en segundo lugar el trabajo que supone el propio cambio, igual pasa en cualquier oficina técnica que plantea un cambio entre su “tradicional” forma de hacer las cosas y las nuevas metodologías de trabajo.

El paso que tiene que dar todo estudio de arquitectura u oficina técnica para dejar el CAD 2D y pasar al BIM, sin duda supone un esfuerzo, pero si lo analizamos con calma, la transición no es tan dura, ante la pregunta ¿Qué pasará en la nueva situación?, la respuesta es bien sencilla, el estudio estará al día en cuanto a metodología de trabajo, estará preparado para colaborar con otros equipos internos o externos pudiendo compartir partes o el total de un proyecto para externalizar procesos del proyecto o sencillamente para vincularlo a otras aplicaciones BIM, con la misma herramienta podrán atender al diseño tanto del conjunto como del detalle creando a la vez una base de modelos que podrán ser utilizados en posteriores trabajos, agilizar los procesos de creación de documentación de la obra.

BIM

En cuanto al esfuerzo que supone el propio cambio, es asumible, en un principio el trabajo tiende a ser más lento ya que la falta de práctica con las nuevas herramientas BIM hace que así sea, pero una vez que las aplicaciones están controladas (usualmente después del primer trabajo profesional realizado) todo el proceso acelera y supera con claridad el tiempo invertido con una metodología de trabajo 2D.

Dos de las herramientas más usadas por los técnicos a la hora de generar documentación gráfica como AutoCAD y Revit pertenecen a la misma empresa y de aquí surge una de las preguntas más habituales cuando un estudio se interesa por el BIM ¿Por qué si ambos programas son de la misma empresa no se pueden usar juntos y así aprovechar los conocimientos ya adquiridos?, sabiendo lo que son ambos productos es fácil de entender que la documentación generada por una aplicación BIM como Revit es mucho más adecuada para una oficina técnica ya que todo el proceso de creación genera datos válidos dentro del proyecto, aun así una aplicación 2D como AutoCAD deberá seguir presente para desarrollar elementos puntuales, es más, ambas aplicaciones son vendidas de forma conjunta lo que explica más claramente que son compatibles y necesarias.

La parte más difícil de la transición del CAD al BIM no es el aprendizaje de las nuevas herramientas y su interfaz, sino más bien el desaprendizaje” de los enfoques de una herramienta CAD 2D y reemplazarlo por el proceso de pensamiento utilizado para abordar un proyecto con un flujo de trabajo basado en BIM.

Atinne pone a su disposición la posibilidad de realizar esta transición de forma guiada con nuestro proceso de implantación en el que uno de nuestrros técnicos les irá guiando paso a paso y de forma presencial en el desarrollo de un proyecto real en las propias instalaciones del estudio interesado. Más información HACIENDO CLICK AQUI.

Comparte: